PROPIEDADES CURATIVAS DE LA ALCACHOFA

De todos los principios activos de la alcachofa, la cinarina es el más importante en cuanto a sus efectos depurativos hepatobiliares. El hígado produce 800 ml de bilis aproximadamente cada día, pero con el consumo de alcachofas, la cinarina puede aumentar hasta un 40% la producción de bilis, siendo esta acción colerética la que favorece la digestión de las grasas y con ello alivia el malestar y el dolor abdominal en comidas copiosas o demasiado grasas, además de ser un protector hepático de máxima importancia.

La cinarina también posee propiedad colagoga, esto significa que también facilita el vaciado de bilis de la vesícula, por lo tanto, no debemos temer por la acumulación de bilis ya que el vaciado se realiza sin problemas, hasta el punto de que es incluso recomendable su consumo en los casos de afecciones hepáticas.

La cinarina tiene también propiedades protectoras del riñón al estimular la producción de orina, circunstancia sumamente beneficiosa para la limpieza de las vías urinarias, contribuyendo a la depuración de residuos y previniendo de posibles infecciones.

BENEFICIOS DEL CONSUMO DE LA ALCACHOFA

  • El hígado se libera de toxinas acumuladas, mejora su actividad y el organismo se beneficia en su totalidad
  • Evita la formación de cálculos biliares
  • Reduce la posibilidad de contraer hepatitis
  • Reduce las molestias digestivas por el consumo de alimentos grasos
  • Contribuye a eliminar elementos tóxicos de la sangre y con ello los picores, eczemas, granitos, etc.
  • Reduce la concentración de azúcar en la sangre gracias a su efecto hipoglucemiante
  • Contribuye a la pérdida de peso
  • Contribuye a equilibrar el colesterol