LOS MINERALES MÁS IMPORTANTES PARA EL ORGANISMO

Los minerales son elementos constituyentes del cuerpo humano, intervienen en multitud de funciones del metabolismo como respirar, digerir, circulación sanguínea, regulación de la temperatura o eliminación de residuos.

También en la formación de tejidos estructurales como huesos, cartílagos, músculos, etc. Sin los minerales no sería posible la creación de hormonas y el organismo no podría asimilar correctamente  las vitaminas.

Los minerales intervienen en  importantes funciones, por ejemplo: en la formación de muchas proteínas y enzimas, el hierro es fundamental. El potasio, por ejemplo, sirve para formar proteínas interactuando con los aminoácidos o actuando directamente en el metabolismo de los azúcares (hidratos de carbono).

Existe una larga lista de enfermedades asociadas al trastorno producido por un desequilibrio de los minerales contenidos en el organismo. En ocasiones, estos trastornos son transmitidos a través de le herencia genética de padres a hijos.

Otros trastornos orgánicos como las diarreas, la desnutrición, ciertas adicciones como el alcoholismo, son causa frecuente de problemas en el equilibrio de los minerales en el organismo.

CLASIFICACIÓN DE MINERALES POR CANTIDAD SEGÚN NECESIDADES DIARIAS

El aporte de minerales al organismo se realiza mediante la alimentación y se clasifican de dos grupos según la necesidad de consumo diario: el primer grupo de más de 100 mg diarios y el segundo grupo en un consumo menor de 100 mg diarios.

El grupo de minerales de consumo mayor de 100 mg diarios es denominado como “macromineral” y está compuesto por los siguientes:

  1.        Fósforo
  2.        Sodio
  3.        Calcio
  4.        Magnesio
  5.        Cloro
  6.        Azufre
  7.        Potasio

El grupo de los “microminerales” es decir, de un consumo menor de 100 mg diarios, está compuesto por el resto

  1.        Hierro
  2.        Zinc
  3.        Flúor
  4.        Yodo
  5.        Cobre
  6.        Manganeso
  7.        Selenio

CONCLUSIÓN

Dado que los minerales son imprescindibles para el organismo y que su aporte se realiza mediante la alimentación, es evidente que debemos consumir alimentos variados para asegurar un equilibrio suficiente en el organismo.

En caso de sospecha de alteración por minerales, es conveniente que nuestro médico o nutricionista, revise el planteamiento nutricional de nuestra dieta diaria para determinar cualquier anomalía por defecto o exceso de algún nutriente.

Ante la sospecha de que nuestra alimentación diaria esté carente de cualquier mineral o grupo de minerales, es conveniente suplementar la dieta con aporte de minerales.